Páginas vistas en total

miércoles, 9 de febrero de 2011

PEQUEÑO PROPÓSITO


Estaba mirando el cielo, sin propósito alguno, sin esperar nada a cambio. Me molestaba un destello de luz artificial, me impedía ver mil millones de destellos salidos de la nada. Lo tapé, e infinitas estrellas que parecían no salir por timidez, se mostraron ante mí como reinas de todo, como señoritas ante su rey pudiendo ser reinas. Como quien se esconde o no quiere resaltar, pudiéndose comer el mundo entero.


A veces somos así. Dejamos que un pequeño destello de nada nos impida ver un mundo de mil sentimientos, mil cosas que disfrutar, mil cosas que aprender. Porque a veces las personas no sabemos vivir sin esa preocupación, sin aquello que nos produce algo en que pensar y quizás llorar. 


Pequeño propósito de poner la mano ahí, a esa altura encima de la frente. Donde lo veamos todo mejor; no más sencillo, pero menos complicado.

MARIA OLIVA FARRIOL
15 AÑOS


5 comentarios:

  1. María, a veces, nuestra tozudez nos impide ver la esencia de las cosas. Nos empeñamos en ver lo que no está o lo que no es sin preocuparnos de su verdadero ser.
    No hay peor ciego que el que no quiere ver... o eso dicen.
    Querida... sólo puede mirar el sol de frente el que osa clavar su pupila sin temor a la ceguera...
    Tan sólo necesitamos ser valientes para poder poner la mano ahí, encima de la frente, como muy bien dices.
    Muy buena reflexión.
    Un bico

    ResponderEliminar
  2. Si, es verdad. Hay que ser valiente para conseguirlo.
    Grácias :) :) !
    maria.

    ResponderEliminar
  3. María, guapa. Segundo escrito... Supongo que habrá más... Los espero. Me encanta lo que expresas y cómo le expresas.

    Un beso;-)))

    ResponderEliminar
  4. WOOOW Maria!! M'encantaa!! Un petó*** ;-D

    ResponderEliminar